The Sixteen Choir and Orchestra ofrecieron "Israel en Egipto" en Madrid



Ha sido muy inteligente y sensible, la propuesta del Auditorio Nacional de Madrid, Universo Barroco, de ofrecer en tiempos fronterizos de la Semana Más bien intentaremos acercar al oyente al pensamiento de que la música adecuada en determinadas celebraciones, puede contribuir a cierto sincretismo religioso civilizado y solidario, favorable al entendimiento y la convivencia entre distintos pueblos.

 

Por Alicia Perris.

 

De hecho, el sentido texto que desarrolla la partitura haendeliana, se puede referir perfectamente al cristianismo o al judaísmo, porque hace referencia a la palabra del Libro.

The Sixteen, Coro y orquesta, fue invitado a ilustrar en Madrid esta propuesta.  Se trata de un coro británico especializado en música renacentista y barroca fundado por Harry Christophers en 1977. Son conocidos sobre todo por sus interpretaciones de polifonía de compositores ingleses.

Sus componentes proceden en su mayoría de los coros de la Universidad de Oxford y Universidad de Cambridge. El coro tiene su propia orquesta, llamada The Symphony of Harmony and Invention y, en ocasiones, también The Sixteen Orchestra.

Desde el año 2001, el grupo posee su propia compañía discográfica llamada Coro, con la que lanzan sus nuevos discos y reeditan sus antiguas grabaciones procedentes del desaparecido sello Collins Classics. The Sixteen aparece regularmente en una serie de televisión de la BBC, llamada Sacred Music.

Visitan regularmente las principales salas de concierto y están presentes en todos los festivales de América, Asía, Europa. La orquesta toca instrumentos de época y ha sido fundamental para la serie continua de oratorios de Haendel.

Se trata de un conjunto profusamente reconocido y premiado que muestra su compromiso con el futuro de la música coral en el proyecto Genesis Sixteen, con el primer programa de Reino Unido de entrenamiento coral para ayudar a los cantantes entre los 18 y 23 años, en la superación de la transición de estudiantes a la vida como artistas profesionales.

Su director, Harry Christophers (nacido el 26 de diciembre de 1953 en Kent, Gran Bretaña), es considerado uno de los mayores especialistas en música barroca y renacentista del momento.

Christophers asistió al King'sSchool, de Canterbury, trabajando como corista en su Catedral bajo la dirección del director de coro Allan Wicks y tocando el clarinete en la orquesta de la escuela junto a Andrew Marriner. Ha citado como sus influencias musicales durante la infancia a los Rolling Stones, Brahms, Mahler, Stravinsky y JethroTull.

Christophers ha contribuido, entre actividades de giras y actuaciones por todo el mundo y en su país, el Reino Unido, al catálogo de grabaciones, con casi 90 títulos, por los que ha sido galardonado con el Grand Prix du Disque por El Mesías de Handel, numerosos Schallplattenkritik, el Gramophone Award de Música Antigua y más recientemente, el prestigioso Classical BritAward 2005, por su disco Renaissance. Es también Baballero de la Orden del Imperio Británico, por su contribución a la música.

 

La obra del Auditorio

¿Pero qué sabemos realmente de esta partitura y de los sufrimientos de du autor, al ver cómo públicos distintos la rechazaban en todas sus diferentes versiones?

Cuando Georg Friedrich Haendel compone Israel en Egipto el compositor estaba alejándose a toda prisa del género operístico de notoria influencia italiana, para asentarse definitivamente en el oratorio. Después de muchos años triunfando, con títulos como Rinaldo, Acis y Galatea, Radamisto o Julio César, ya no conectaba con el público en su patria de adopción, el Reino Unido. De hecho, las composiciones de los 30 del siglo XVIII fueron especialmente mal recibidas, como Alcina (1735), Arminio, Giustino y Berenice (las 3 de 1737), representadas poco para alguien considerado uno de los príncipes de la música en Europa.

Haendel, debilitado por la enfermedad y la mala situación económica, debió pensar qué estaba sucediendo y dónde habían quedado, como escribía el poeta francés François Villon, “las nieves de antaño”, su antigua gloria y reconocimiento.

En octubre de 1737, Federico de Prusia comunicaba a Guillermo de Orange que Haendel ya formaba parte del pasado. Con la generosidad de la que carecen, paradójicamente, algunos mecenas, comentó: “Su inspiración se ha agotado y su gusto se ha visto superado por la moda”.

Israel en Egipto fue mal recibido, como el oratorio Saúl. Cuando se estrenó el Daily Post recogió las impresiones causada en el auditorio. En general, el público echó en falta  la casi total ausencia de dúos y arias para los solistas, cuyo lugar preponderante habían ocupado los coros.

Pasados los siglos y las pasiones, Sansón, Judas Macabeo, todos miembros de un enorme elenco bíblico y religioso, y también Israel en Egipto se clasifican entre las más relevantes partituras de Haendel.

De hecho, Israel en Egipto marca la ruta para el futuro Mesías, con su rico lenguaje armónico y la originalidad en la concepción de las fugas, su fantástica textura sonora y la recolocación en la escena de la escritura coral, dependiente en gran medida hasta ese momento, del capricho y lucimiento de los solistas.

Las arias y los dúos aquí carecen de la importancia que podrían haber tenido en las óperas y se justifican para permitir la continuidad de los grandes números corales. Y además, buena parte de su música provenía de anteriores composiciones, algunas, propias, otras, ajenas.

Hay dudas de qué versión presentar ahora, pero Los Sixteen escogieron una con 39 números, dividida en 2 partes, la primera de 16, titulada El Éxodo y la segunda, con el resto de secuencias, llamada el Cántico de Moisés.

 

El concierto

Aunque el aforo no estuviera al lleno total, seguramente por las vacaciones escolares, el público presente ofreció un aplauso compacto y entusiasta a las formaciones que dirigió Harry Christophers.

La convocatoria no ofrecía dudas sobre el resultado, tampoco los a priori del equipo que daría vida a una música espiritual, recogida, pero con reseñables momentos de brillantez y esplendor.

El coro de TheSixteen es de primera categoría, un lujo de participantes, tratamiento del trabajo en grupo como un proyecto común y solidario, que termina en un enorme éxito para todos y cada uno de los que hacen la velada. Pura tradición y quintaesencia Oxbridge.

En realidad, muchos de ellos tenían una exhibición particular, pero se trata de una partitura y de una formación sobre todo coral, en lo instrumental y en lo vocal.

Gran afinación del conjunto entero, menos clara en algunos casos de los solistas, belleza y elegancia en el fraseo, la expresividad y una dicción perfecta, como era de esperar en intérpretes ingleses en su propia lengua.

El maestro Walters tiene una especial sensibilidad para este tipo de dirección, él mismo músico de amplio espectro. Una imagen contenida, pero franca y dandy desde el podio, desde donde acompañó a su conjunto, canturreando boccachiusa, y a los solistas y finalmente al público, en los saludos,  orientándose hacia todos los lugares del Auditorio, polivalente y complejo en lo espacial. La conexión entre las voces y los instrumentos no pudo ser más perfecta, como un delicado mecanismo de relojería.

En la orquesta destacó el sonido clarísimo y fácilmente identificable de los violines, con Sarah Sexton (la concertino) al frente. Sorprendente Robert Howes en los timbales y muy reseñable la actuación de los metales, como los sacabuches de Susan Addison, Stephanie Dyer y Stephen Saunders y las trompetas de Robert Farley y Christopher Pigram.

Muy bien también el continuo de Sarah Mc Mahon e Imogen Seth-Smith (violonchelo) y Pippa McMillan , musicales Sally Jackson y Damian Brasington ( en los fagotes), y Alastair Ross y Christopher Glynn (en los órganos positivos).

En este tipo de repertorio, los solistas vocales, no pueden considerarse al mismo nivel que los solistas de ópera al uso. La exigencia, por su imbricación en el resto de la masa sonora, y el resultado, suelen ser menos brillantes, menos protagonistas.

Habría que citar además a la soprano Julie Cooper y su compañera Katy Hill, excelente esta última y a los dos contratenores, Daniel Collins y Edward Mc Mullan. Muy especialmente a  Mark Dobell, conocido y apreciado por los melómanos, que se diferenció bastante positivamente en su actuación. También a los bajos Ben Davies y Eamonn Dougan, el segundo de los cuales llevó a cabo una deslumbrante performance. Well done!

 

 


“¡Cantad al Señor,

Porque ha triunfado con gloria!

El Señor reinará por los siglos de los siglos.

Al caballo y a su jinete los ha arrojado en el mar”.

…………………………………………………………………………….

Final de Israel en Egipto, Éxodo, 15:21.

Música de George F. Haendel (1685-1759). Oratorio sacro para solistas y coro doble. (Segunda versión). Libreto atribuido a Charles Jennens (1707-1773), basado en los libros del Éxodo y de los Salmos. Estrenado el 4 de abril de 1739 en el King´sTheatre de Haymarket, Londres. 14 de abril, 2019

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Orquesta Filarmónica de Buenos Aires: Ravel en el cierre de la temporada 2019
Reseñas

Orquesta Filarmónica de Buenos Aires: Ravel en el cierre de la temporada 2019

En este evento de cierre del ciclo de conciertos de la OFBA, dirigida nuevamente por su director titular, el maestro Enrique Arturo Diemecke, el programa se integraba en su totalidad por música del compositor francés Maurice Ravel (1875 – 1937): El concierto para piano y orquesta en Sol mayor, y la sinfonía coreográfica “Daphnis et Chloé”; obras con las que el público pudo embarcarse en un viaje de exploraciones sonoras que iban desde los lenguajes del jazz de la década de 1920 hasta las alegorías de deidades y seres mitológicos de la Antigua Grecia.

Buena “Armide” de Lully, desastroso “Orfeo Ed Euridice” de Gluck.
Reseñas

Buena “Armide” de Lully, desastroso “Orfeo Ed Euridice” de Gluck.

En una semana se vio en la ciudad una respetable versión de la “Armide” de Lully en versión reducida en el Teatro 25 de Mayo y presentado por el ISATC y una desastrosa de “Orfeo ed Euridice” de Gluck en el abono lírico del Colón. Lo primero fue importante, lo segundo indigno del Colón.

John Eliot Gardiner, Monteverdi Choir, y The English Baroque Soloists en un concierto indispensable.
Reseñas

John Eliot Gardiner, Monteverdi Choir, y The English Baroque Soloists en un concierto indispensable.

Finalmente, el director llegó con los dos conjuntos que fundó: el Monteverdi Choir y The English Baroque Soloists; lo hizo como parte de una gira latinoamericana que no pudo incluir Chile debido a los disturbios, y con un programa que combinó a tres italianos (Monteverdi, Carissimi y D. Scarlatti) con un inglés, H. Purcell. En un solo programa no se puede abarcar todo lo que uno quisiera, y quedaron afuera nada menos que Bach y Händel; ello no obstante, fue una gran experiencia.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería