Bryn Terfel, una fuerza de la naturaleza galesa, con un recital ad libitum en Madrid



PH: Javier Del Real

El coliseo madrileño, define al artista galés, “como un carismático bajo-barítono, uno de los cantantes más demandados por los escenarios internacionales de ópera por el color, empuje y precisión de su voz, con un programa que muestra sus grandes capacidades vocales, desde los descomunales personajes wagnerianos a los más populares del musical americano, dotándolos de personalidad y grandeza. En las Voces del Real, Terfel está acompañado por la Orquesta Titular del Teatro Real”.

 

Por Alicia Perris.

 

En medio de las representaciones del Idomeneo de Mozart, con la dirección de escena oportunista y pobre, morosa de un Robert Carsen abucheado desde el estreno, el 19 de febrero pasado, el recital potente, vibrante, viril y seductor de Bryn Terfel, aportó una inmensa oleada de aire fresco en el escenario del Real, cuyas localidades no estaban al completo, había huecos, pero con un público, en el patio de butacas que, algunos considerarían, y todo es opinable, elegante y escogido.

Terfel, de 53 años, nació en Caernarfonshire, se educó en la Guildhall School of Music and Drama y, entre otras distinciones, es Comendador de la Orden del Imperio británico, The Queen's Medal for Music (2006) y Knight Bachelor (2017). Al comienzo de su carrera, amplia y diversa en roles y compositores, se dedicó a Mozart, con Figaro y Leporello, pero expandió su repertorio a papeles más contundentes, especialmente los del repertorio de Wagner. Además, destaca en las canciones populares y la comedia musical. Y de las dos especialidades se disfrutó en su velada madrileña. Hace ya muchas unas, obtuvo el segundo puesto detrás de Dmitri Hvorostovsky (recientemente fallecido) en el Cardiff BBC Singer of the World Competition el mismo año, sin embargo ganó el Lieder Prize.

Terfel hizo su debut operístico en 1990 como Guglielmo en Così fan tutte en la Welsh National Opera, y después en la misma temporada cantó el rol protagónico en Le nozze di Figaro, parte con la que hizo su debut en la English National Opera en 1991. Y después llegó su “prima” en Estados Unidos como Figaro en la Ópera de Santa Fe. En 1992, debutó en el Royal Opera House, Covent Garden como Masetto en Don Giovanni, con Thomas Allen en el papel estelar y saltó a la fama cuando cantó el papel de Jochanaan en la ópera Salomé de Strauss en el Festival de Salzburgo de 1992. En 1993, grabó el rol de Wilfred Shadbolt en The Yeomen of the Guard, de Gilbert y Sullivan.

Uno de los más completos intérpretes de hoy, se ha destacado cantando comedias musicales, especialmente Sweeney Todd de Stephen Sondheim. Ha grabado varios álbumes dedicados a canciones galesas, canciones de cámara alemanas y musicales y a partir del 2000 celebra en Snowdonia el Festival de Faenol, llamado comúnmente "Brynfest", donde reúne figuras de la lírica y cantantes folk. Y también hay que señalar sus actividades solidarias y filantrópicas.

En el territorio Wagner, se lo considera uno de sus mejores exponentes, especialmente como Wolfram en Tannhäuser, Hans Sachs de Los maestros cantores de Núremberg, Wotan en El anillo del nibelungo y El holandés errante y de parte de ello hizo un recuerdo en el recital del Real.

Otros caracteres que interpreta son Scarpia en Tosca (ópera) y Nick Shadow en The Rake's Progress de Stravinsky. Cerró los Proms en agosto de 2008 en el Royal Albert Hall de Londres.

 

London Classic Awards 2018

 

Hace poco estuvo por primera vez en el Teatro Colón de Buenos Aires, donde expresó "Estoy muy emocionado de cantar aquí ya que Jonas Kaufmann dijo que es el teatro con mejor acústica del mundo”.  

La primera parte del concierto comenzó con el preludio de Lohengrin (Acto III), con una orquesta muy numerosa, ad hoc, que buscó un equilibrio sonoro bajo la batuta algo oscilante del maestro Caballé Domenech, que se fue centrando a medida que transcurrían el repertorio escogido, ese del que muchos se preguntaban cómo estaba organizado y a santo de qué, con qué criterios. Sin embargo el director acompañó con disponibilidad absoluta y gran sensibilidad al barítono galés.

Típico de los asistentes y melómanos de la geografía de la música clásica, buscarle la organización cartesiana a decisiones o gustos, que, a veces, se cuadran a sí mismos, en lo que se refiere a la elección de los programas que se interpretan cada vez.

Sin embargo, aparte de Wagner, sí podría descubrirse una coherencia temática dentro de la elección de obras después de la pausa: la tradición judía, su galaxia tan peculiar y a la vez reconocible, cercana y familiar para algunos. Entre esas presencias, Offenbach, compositor genial del II Imperio de Napoleón III, cuyo padre había sido cantor y compositor sinagogal en Centroeuropa, o, ciertamente, Jerry Bock, cuyo personaje paradigmático de “Fiddler on the roof” se encarna en la esencia ancestral judía. Por no hablar de Mackie Messer y La ópera de tres peniques” de Weill, un clásico del género, rufián, peleón y gangster irreductible.

Muchos de estos creadores, viajaron de la vieja Europa a Estados Unidos o tuvieron unas circunstancias vitales y profesionales por la llegada del nazismo a Alemania y otros lugares, a partir de 1933.

Toda esta información sería baldía, vana, sino sirviera para entrar en el universo Terfel, cálido, seductor profesional, con una voz que le permite escalar idiomas, dicciones prolijas y numerosos temperamentos.

Su conexión musical y afectiva la establece incluso con los públicos más hoscos y distantes, porque los envuelve, los engatusa, y sobre todo, los hace formar parte de lo que él mismo fabrica, ese espectáculo fantástico, entre el music-hall y el Walhalla, entre el cabaret y las canciones tradicionales de su infancia, en lengua galesa. De la familia del gaélico, que se habla en Irlanda o en Escocia.

Su voz es portentosa (independientemente de su edad, lo que haya sido o lo que pueda seguir siendo, ¡qué agobio, siempre con el mismo tipo de comentario redundante!). Hoy y aquí convence, incluso de lejos, a los seguidores de un Nicolai Ghiaurov o a un Ramey, cuando enarbola su Mefistofele socarrón y resabiado, que acompaña con silbidos de chico de campo, de familia ancestral de granjeros.

Su Mackie Messer, Mackie Navaja, fue proverbial, así como la de Tevye, del Violinista, con sus recitativos, pobre de solemnidad, cinco hijas casaderas y los pogroms zaristas que arrojaban a los judíos de sus pueblos. Una obra maestra del escritor Sholem Aleijem, poco frecuentado en estos lares.

No hay tiempo para recuperarse de sus tempi, de los aplausos, cuando trepa por los agudos, y desciende, desciende, hacia las profundidades de un cuerpo- el suyo - que se abre y se expande por todos sus espacios e intensidades sonoras. Porque Terfel, canta, mira y desafía con sus ojos hiperactivos, retadores, pero además actúa, arma los roles, despliega su melena pelirroja y hace que los presentes pasen a formar parte de su constelación de gestos, de emociones y de fiatos.

Recibió muchos aplausos y vítores, porque se los ganó, porque se los merece, porque es un mago. Ad multos annos, en el Teatro Real o donde vaya y que podamos compartirlo.

 


Voces del Real, Bryn Terfel, bajo-barítono. Josep Caballé Domenech, director musical. 22 DE febrero de 2019.

Programa

..Richard Wagner (1813-1883), Preludio al Acto III de Lohengrin (instrumental), Los maestros cantores de Núremberg (“Was duftet doch der Flieder”) y La Cabalgata de las valquirias (instrumental).

Pausa

… Jacques Offenbach (1819-1880), obertura de “La bella Helena”

…Arrigo Boito (1842-1918), “Son lo spirito che nega”de Mefistofeles

…Kurt Weill (1900-1950), “Die Moritat von Mackie Messer”, de La ópera de los tres peniques

…Richard Rodgers (1902-1979) & Oscar Hammerstein (1895-1960), obertura de Oklahoma y “Oh, what a beautiful morning”

…Alan Jay Lerner (1918-1986) & Frederick Loewe (1904-1988), “How to handle a woman”, de Camelot

…Jerry Bock (1928-2010) & Sheldon Harnick (1924-) , “If I were a rich man”, de El violinista en el tejado

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Un debut conmovedor de la prestigiosa London Symphony Orchestra en el Teatro Colón
Reseñas

Un debut conmovedor de la prestigiosa London Symphony Orchestra en el Teatro Colón

En el marco del ciclo Grandes Intérpretes Internacionales, el Teatro Colón recibió por primera vez a la legendaria London Symphony Orchestra, junto a su director musical Sir Simon Rattle.

Agrippina de Händel, la venganza de la periferia del imperio romano en el Real de Madrid
Reseñas

Agrippina de Händel, la venganza de la periferia del imperio romano en el Real de Madrid

En versión de concierto con un ramillete de cantantes muy cercanos a este tipo de repertorio, como las sopranos Joyce DiDonato (Agrippina) y Elsa Benoit (Poppea), el bajo-barítono Renato Dolcini (Claudio), los contratenores Franco Fagioli (Nerone), Xavier Sabata (Ottone/Giunone) y Carlo Vistoli (Narciso), el bajo Andrea Mastroni (Pallante) y el barítono BiagioPizzuti (Lesbo).

Si hay que bisar, se bisa…pero bisar por bisar es tontería
Reseñas

Si hay que bisar, se bisa…pero bisar por bisar es tontería

Quizá lo que más sea de reprochar a los responsables del Palau que usaron y abusaron en los medios de comunicación del mito de los bises de Leo Nucci, quizá en busca de publicidad y cierto morbo circense, y los que los propiciaron y consistieron, sea precisamente que un bis anunciado a gritos y amañado, es impropio de una institución lírica que se precie de seria y de los periodistas que se hicieron eco de este inusual hecho.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería