Domenico Nordio. Fiel a su violín y a su estilo.



 

La noche del miércoles 9 de mayo iniciaba con otro encuentro de Nuova Harmonia que contaba, como estamos acostumbrados, con un interesante repertorio, y que daba lugar nuevamente a la hermosa Italia, sus innovadores intérpretes y un cruce entre contemporaneidad y la reacción que probablemente en algunos casos seguirá generando una sensación de (des)ajuste para los más puristas. 



Con mil expresiones por segundo, sencillo y sin poses, Domenico Nordio se planta en el escenario con soltura, simpatía y su atril electrónico, acompañado del joven pianista y compositor (también italiano) Orazio Sciortino. 

Nordio hizo gala de su técnica, y aunque se lo notaba algo incómodo con la afinación, se apropió (muy fiel a su estilo) de los pasajes y la emoción que le imprime a cada fraseo. Como ingrediente extra, de vez en cuando miraba al público y le sonreía, tal vez, era el reflejo del placer de compartir la música que uno ama en tierras lejanas.

Como es parte de la lógica estructural de la interpretación solista (instrumental o vocal, de cualquier género) puede o no puede gustarte una forma interpretativa, la expresividad, color o puesta en escena del protagonista de la noche, lo que no se duda jamás es de los hechos, la trayectoria e historicidad que envuelve a todo un trabajo artístico con alcance internacional, entre otro sin fin de características. 

Nordio ha recorrido escenarios en todo el mundo y compartido con los más excelsos intérpretes que admiramos y respetamos ampliamente, de ahí que acompañarse por Sciortino, ya decía mucho. El programa además, indicaba toda una amplia actividad colaborativa como músico y compositor, que nos deja con la intriga de escuchar en vivo algún repertorio con su sello.

El concierto transcurrió así, entre la Sonata N° 9 op. 47 “Kreutzer” de Beethoven, el arreglo de Ottorino Respighi de la Sonata en Re mayor RV 10 de Vivaldi,  las Cinque melodie op.35 de Prokofiev, Tzigane de Ravel y dos bises Suite Italiana, de Stravinsk y Kreisler: Liebesleid.

El famoso violinista pasó nuevamente por el suelo porteño, a veces sonreído, a veces suspirando, pero sobre todo, siempre músico y humano. 

Por suerte, se abre esta puerta que permite acceder a propuestas presentadas para fortalecer los vínculos culturales y enriquecer el intercambio entre artistas italianos y un exigente público argentino.

En un nuevo y joven enfoque sobre la percepción del consumo cultural, los comunicadores de estos hechos artísticos debemos poder contar lo que nos ocurre, balanceando los gustos personales con la posibilidad de compartir las experiencias desde la objetividad, entendiendo que, la amplitud de gustos y las decisiones de “compra” sobre estos productos son también, personales y externas a nosotros.  El concepto y el atrevimiento de esta propuesta de gestión cultural de Nuova Harmonia merece aplausos, si quisiéramos escuchar siempre lo mismo de la misma manera, sería mucho más rentable hacer ciclos de proyecciones de conciertos cargados en youtube. Por ello, la nueva estrategia debe ser también, acercar y no alejar, sin nuevas audiencias se pone en juego la dinámica básica de oferta y demanda, que acecha eterna y constantemente a la música clásica.

 

Por. Nahomi Martínez

 



Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


El Teatro Real se reconcilia con el bel canto
Reseñas

El Teatro Real se reconcilia con el bel canto

Tras el fiasco de la reposición del fallido montaje de Damiano Michieletto de L’Elisir d’Amore se esperaba con cierta expectación la nueva producción del Teatro Real de Il Pirata, con la esperanza de que el teatro madrileño se reconciliara con el bel canto. Afortunadamente ese fue el caso y se pudo disfrutar de unas representaciones del melodrama lírico italiano de alto nivel, si pasamos por alto las mutilaciones de la particella del tenor y en los recitativos y en la stretta final del primer acto.

Un napolitano en Viena
Reseñas

Un napolitano en Viena

El Maestro italiano se ha autoproclamado el campeón y embajador por excelencia de la música italiana, tanto la lírica como la sinfónica. Libre de compromisos artísticos y administrativos con los grandes teatros de ópera italianos desde 2005 ha dejado la dirección de la ópera y está dedicándose a difundir y promover la música italiana mediante dos instituciones creadas por él: la Orchestra Giovanile Luigi Cherubini y la Academia de ópera italiana Riccardo Muti, ambas en Italia, y la inclusión en sus conciertos con la Orquesta Sinfónica de Chicago y la Filarmónica de Viena de obras poco conocidas del sinfonismo italiano.

La Juvenil San Martín en tres notables conciertos
Reseñas

La Juvenil San Martín en tres notables conciertos

Tres conciertos muy disímiles ratificaron la calidad de la Orquesta Juvenil Nacional José de San Martín y el talento de Mario Benzecry.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería