Sugerente y evocador recital del pianista Dezso Ránki en Madrid



Este será el cuarto concierto de la 23ª temporada del Ciclo Grandes Intérpretes de la Fundación Scherzo, que ha programado en esta ocasión nueve recitales a lo largo de 2018. Además, Gustavo Dudamel -que cosechó un enorme y sonado éxito en la anterior temporada- regresa al ciclo con un concierto extraordinario al frente de la MahlerChamberOrchestra.

Entre enero y diciembre de 2018, pianistas de amplia experiencia, como MitsukoUchida, GrigoriSokolov, RaduLupu o Murray Perahia, compartirán el escenario con jóvenes y destacados artistas como Yuja Wang, BenjaminGrosvernor o JanLisiecki.

 

A lo largo de las más de dos décadas de vida de este ciclo patrocinado por El País y la Cadena Ser de España, han actuado casi un centenar de pianistas en más de 200 conciertos. Estas cifras lo han convertido en uno de los mejores ciclos de Europa en su especialidad.

Según la información que facilita la Fundación Scherzo, uno de cuyos asiduos colaboradores y fundadores, redactó para la ocasión un exhaustivo programa de mano, el artista de esta velada, Dezsö Ránki (nacido el 8 de septiembre de 1951) en Budapest, empieza a tomar lecciones de piano en la Academia de Música de Budapest a la edad de ocho años. Posteriormente se matricula en el Conservatorio de esa ciudad y es alumno de KláraMáthé. Luego estudia en la Academia de Música Franz Liszt, con sus mentores PálKadosa y FerencRados con unos compañeros de clase también conocidos internacionalmente, los renombrados pianistas AndrásSchiff y ZoltánKocsis. En ZwickauRánki ganó el primer premio en la Internacional Schumann Competition y dos veces el premio Kossuth, el que de más prestigio goza en Hungría.

Entre otras formaciones, ha tocado en Europa, Escandinavia, los países de la antigua Unión Soviética, los EE.UU. y Japón, con la Orquesta Filarmónica de Berlín, la Orquesta Filarmónica de Londres, la Orquesta del Concertgebouw (Amsterdam), la Orquesta Nacional de Francia bajo directores como Sir Georg Solti, Sándor Végh, LorinMaazel y ZubinMehta. Desde 1985, Ránki actúa frecuentemente en recitales de dúo con su mujer Editan Klukon. Tienen un hijo, FülöpRánki, que también es pianista.

Participante asiduo del Ciclo Grandes Intérpretes de la Fundación Scherzo,retorna al Auditorio con un repertorio dedicado a algunos de los grandes maestros del romanticismo, uno de sus periodos predilectos. Se trata de Schumann (Humoreske op.20) y Brahms (Variaciones y fuga sobre un tema de Händel op.24). Para comenzar la velada, la sonata en si bemol mayor K 570 de Mozart, ya que Ránki es un reconocido intérprete del repertorio clásico (Mozart, Beethoven), romántico (Schubert, Schumann) y contemporáneo (Bartók, Kurtág).

 

 

Se recuerdan sus giras de recitales y actuaciones con la Orquesta Sinfónica de Tokio en Japón. Durante la última temporada ha actuado con la Orquesta Nacional de Francia, bajo la batuta de Daniele Gatti, y con StuttgarterKammerorchester, bajo la dirección de MatthiasForemny. Algunos de sus compromisos incluyeron actuaciones con la Deutsche Radio Philharmonie junto a Karel Mark Chichon y con la OrchestreNational Montpellier a las órdenes de Michael Schonwandt, así como recitales en Roque d’Anthéron y otro tour por Japón el pasado mes de noviembre.

Dezsö Ránki ha grabado para los sellos Teldec, Quint Records y Denon. Su interpretación de los Estudios op.10, de Chopin, fue premiada con el Grand Prix de la Académie Charles-Cros. Su grabación del Mikrokosmos, de BelaBartók, para el sello Teldec, obtuvo grandes elogios de la crítica. Ranki también actúa en recitales para dos pianos y piano a cuatro manos con EditKlukon. Su última grabación en CD incluye obras de Satie y Liszt.

Como el programa de mano al que se ha hecho antes referencia, abunda en información detallada y minucisa sobre las características de las composiciones presentadas en el concierto, su contexto, incluso alguna anécdota y están pobladas de citas y referencias, nos remitimos a la esencia de la propia ejecución y disfrute de la velada pianística.

La sonata de Mozart, que muchas veces resulta de una ejecución asequible para un cuarto o quinto año de estudios de conservatorio, gozó de una espléndida interpretación, que evidentemente no es lo mismo, tan ajustada y exacta como las manecillas de un reloj suizo señalando el paso de las horas.

Mozart es así, un ambiente sonoro interminable,  donde se recrean, mágicamente, las coordenadas del universo. No por nada este pitagórico puesto al día en la masonería gobierna como nadie en iniciador, las condiciones y las características del pianoforte, un instrumento del que se había enamorado. Prodigiosa demostración del uso de la mano izquierda en Ránki y cambio de escenario en su segunda interpretación, esta casi suite de números de Schumann, perfectamente indicados, que mece al oyente en todo un florilegio de sentimientos, emociones y cambios de escenario.

Desde el clasicismo, esta partitura tan peculiar, parece alcanzar, prematuramente, los ecos y las sonoridades de una Catedral sumergida de Debussy. Simbolismo “avant la lettre”, o lo que cada uno quiera reinterpretar a partir de una propuesta musical recubierta de matices y de diferentes estados de ánimo.

Y como escribía Schumann en su Humoreskeop. 20, “Zum Beschluss” (en conclusión)´un Brahms poderoso donde alternan las tonalidades, los matices, los modos, en constante fluctuación, un verdadero viaje casi sinfónico más que meramente pianístico. Ránki nos traslada en un viaje feérico, atmosférico, más allá de las notas, atento siempre a la construcción, a la articulación y al ritmo.

El pianista húngaro no toca sino que interpreta una geografía no siempre disponible, medio cerrada, a cuyas dimensiones el público consigue el acceso por la implicación, la escucha atenta, el acompañamiento de la partitura, del pianista. Se trata de un relato muy personal e íntimo, como todo el de la literatura musical romántica que no se desvela espontáneamente, sino que se descubre.

Ránki se desliza por el teclado con una técnicadestacable y pulida, que no propone una lectura rígida o solamente canónica del compositor, sino que también son instintivas sus resonancias y su cantábile, llenos de magnetismo.

Siempre contenido, como en una ceremonia sacerdotal cerró su exhibición de gran repertorio, clásico, in crescendo y fogoso hasta el final en la última parte, relacionándose con distanciamiento y circunspección, aunque con entrega en enorme e indescifrable paradoja, con un público que desgraciadamente, no aprovechó todas las entradas, desluciendo en parte el éxito completo de la velada, que podría haber sido sublime.

No hubo tal vez la necesaria complicidad, ni los silencios siempre interrumpidos por toses o aplausos a destiempo. No obstante, el talento suele hacer milagros y la del maestro húngaroRánki fue una lección de maestría y saber estar. No solo en su gestión física y temperamental de la noche, sino también en lo musical.

Alicia Perris

 


Fundación Scherzo. Auditorio Nacional de Música, martes 24 de abril de 2018, 19:30 horas.

Programa

I Parte

W. A. MOZART (1756-1791)

Sonata en Si bemol Mayor K.570

Allego, adagio, allegretto

R. SCHUMANN (1810-1856)

Humoreske op.20

II Parte

J. BRAHMS (1833-1897)

Variaciones y fuga sobre un tema de Händel op.24

 

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Los bises están de saldo en La Scala
Reseñas

Los bises están de saldo en La Scala

La puesta en escena es de Grischa Asagaroff y se puede calificar de ponnelliana en recuerdo al gran regista Jean-Pierre Ponnelle, con el que Asagaroff mantuvo una estrecha colaboración como ayudante en el ciclo entero de las óperas buffe rossiniane. De hecho, cuando estas se han repuesto en algunos teatros, como en La Scala, la dirección escénica ha corrido a su cargo y se ha mantenido fiel al legado de su maestro. Personalmente, guardo un gran recuerdo de la puesta en escena de ambos, regisseur y asistente, en el célebre Idomeneo de la Ópera de Zürich.

Buenos conciertos de orquestas argentinas
Reseñas

Buenos conciertos de orquestas argentinas

Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, Orquesta Estable del Teatro Argentino de La Plata, Orquesta Sinfónica Nacional, Sinfónica Juvenil Nacional José de San Martín, Orquesta Sinfónica Provincial de Santa Fe: todas dieron conciertos de buen nivel en la CABA en recientes semanas, entre bien y muy bien. Es para alegrarse de que la calidad no decaiga pese a las grandes dificultades actuales. En ciertos casos el concierto fue menos satisfactorio de lo que el que escribe esperaba, sólo correcto, pero otros fueron mejores de lo que yo suponía. Comentaré siete conciertos de manera algo más sucinta que otras veces para suavizar las demoras por razones ajenas a mi deseo.

La Grand Opéra confinada entre muros de ladrillo
Reseñas

La Grand Opéra confinada entre muros de ladrillo

La producción presentada en estos días en el Real es originaria de Frankfürt (2007), de muy escaso mérito y algún que otro capricho inexplicable de “regista” David McVicar, muy activo en la English National Opera de Londres, como es el cambiar completamente el final en el cual un soldado mata con una espada a “Don Carlo” y el monje que representa el espectro de Carlos V haga lo que quisieron Verdi y sus libretistas que hiciera: salvar al nieto del Sumo Emperador.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería