Los Martillos de Pitágoras según Boecio



 

La leyenda de los martillos de Pitágoras relata la historia de cómo el filósofo (siglo VI a. C.) llegó a descubrir las relaciones matemáticas subyacentes a la escala diatónica al pasar por delante de una herrería y escuchar el sonido de cuatro martillos golpeando hierro sobre un yunque. La fuente más antigua puede rastrearse hasta el "Enchiridion harmonices", primer tratado importante sobre teoría musical, del filósofo y matemático neopitagórico Nicómaco de Gerasa. Uno de los tantos en citar esta leyenda fue el filósofo romano Boecio, que así la cuenta:

 

"Pitágoras estuvo buscando durante algún tiempo la manera de adquirir, mediante la razón, un criterio detallado y preciso acerca de las consonancias. Entretanto, por una especie de voluntad divina, al pasar delante de una herrería escuchó casualmente que el golpear de los martillos emitía, de alguna forma, una única consonancia a partir de sonidos diferentes. Así, en presencia de lo que había estado buscando tanto tiempo, se acercó maravillado. Reflexionando durante un tiempo, llegó a la conclusión de que la fuerza física de los hombres que martilleaban eran la causa de la diversidad de sonidos y, para probar esto más claramente, les pidió que se intercambiaran los martillos entre ellos. Pero la cualidad de los sonidos no residía en los músculos de los hombres, pues persistía después del intercambio de martillos. Cuando observó esto, examinó el peso de los martillos. Eran cinco, y dos de ellos, que pesaban uno el doble del otro, producían la consonancia de la octava. Pitágoras determinó más adelante que el martillo que pesaba el doble del otro, producía con un tercer martillo, con el que estaba en la proporción de 4:3, un diatessaron (intervalo de cuarta), y con un cuarto, con el que estaba en la posición de 3:2, un diapente (intervalo de quinta)."

 

 

A pesar del enorme atractivo de esta anécdota (Pitágoras descubriendo intervalos tan sólo con su oído divino), críticos posteriores señalan que las proporciones dadas por esta historia no podrían haber sido extraídas únicamente con martillos de distintos pesos, sino también con cuerdas. Así y todo, esta leyenda nos remarca la importancia central de Pitágoras y su escuela. Tal como escribe Aristóteles en su obra "Metafísica", los Pitagóricos se dedicaron a las matemáticas e hicieron progresar esta ciencia. Embebidos en este estudio, sostenían que los principios de las matemáticas era el de todos los seres: "Los números son por su naturaleza anteriores a las cosas, y los Pitagóricos creían percibir en los números más bien que en el fuego, la tierra y el agua, una multitud de analogías con lo que existe y lo que se produce". Por lo pronto, hoy en día, cuando observamos un orden matemático subyacente en todas las cosas, estamos ejerciendo una visión pitagórica del mundo.

 

Por Caro Aliberti.

 



Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


La pandemia que cambió para siempre a la música
nota

La pandemia que cambió para siempre a la música

Hace seiscientos años un virus azotó con fuerza al mundo occidental. Una enfermedad tan mortal que en solo unos pocos años exterminó a la mitad de la población de Eurasia. La peste negra tuvo un tremendo impacto en la historia de occidente y la música, obviamente, no fue la excepción. El incipiente ámbito musical de esa época atestiguó algunos eventos más que extraños y, paradójicamente, germinó lo que hoy conocemos como música clásica.

Melomanía en la era digital
nota

Melomanía en la era digital

Gracias a la revolución digital, los melómanos tenemos acceso a una cantidad inimaginable de obras y artistas. Lo que antes era inconseguible, hoy se encuentra a la inmediata distancia de un clic. No obstante, este mundo de plataformas, algoritmos y aparente panacea de escucha democrática sigue estando en deuda con los amantes de la música clásica.

Teatro Colón, septiembre pero de… 1908
nota

Teatro Colón, septiembre pero de… 1908

Fue el estreno mundial de la ópera Aurora, de Héctor Panizza. Esta fue la primera ópera estrenada en la temporada inaugural del segundo y actual edificio del Teatro Colón. El fervoroso público le pidió al tenor los primeros bises del aria que en 1945 fue decretada como “saludo a la bandera”.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería