Recital de Christianne Stotijn para el Mozarteum Argentino



 

PH: Liliana Morsia, Mozarteum Argentino

 

En una especie de tradición que parece haberse establecido en los últimos años incluyendo un recital de mezzo en cada temporada, y apenas dos semanas después de la presentación de Daniel Barenboim con la West-Eastern Divan, el Mozarteum Argentino tuvo una nueva fecha, en que la holandesa Christianne Stotijn cantó un programa idéntico para sus dos ciclos. Fue en un recital con piano, más allá de que algunas de las obras sean originalmente de canto orquestal.

 

Era la primera vez que se presentaba en nuestro país esta mezzosoprano holandesa especialista en recitales y canción de cámara. Stotijn se ha establecido bastante bien como intérprete de conciertos con varios autores alemanes y rusos, también algunos franceses. Se presentó en muchas de las salas más importantes del mundo, y tiene varias grabaciones en su haber, aunque recién este año grabó su primer disco en un gran sello internacional, el variado y atractivo If the owls calls again para Warner. Probablemente el hecho de no hacer regularmente ópera haya limitado su trascendencia, pero en Europa Central tiene sobrada actividad sin cantar para la escena.

Con ella tocó Maciej Pikulski, el buen pianista polaco que la acompañará también en el Teatro Solís de Montevideo y en Río de Janeiro, en la gira que Stotijn tiene organizada.

El concierto fue muy correcto en lo técnico y expresivo. Con total dominio de las obras que interpretó, su voz homogénea, de grato timbre y pareja, fluía con naturalidad y calidez en la sala del Colón. El programa consistió en una selección de canciones de Tchaikovsky, variadas, donde ella mostró su afinidad con el repertorio ruso, lengua que parece dominar perfectamente, y de la cual es frecuente intérprete. Muchas de estas canciones son poco oídas en nuestros escenarios, y fue una magnífica oportunidad, aunque no del gusto de cualquiera. Luego interpretó cinco lieder varios de Strauss, también con calidad.

 

PH: Liliana Morsia, Mozarteum Argentino

 

Tras el intervalo el programa siguió con una selección de los lieder “Des Knaben Wunderhorn” de Mahler, autor que también canta con frecuencia, inclusive las partes vocales de sus sinfonías. Y cerró con una selección de las Canciones de cabaret de William Bolcom, obras más relajadas que también la mostraron en un aspecto desenfadado como en Song of Black Max, con complicidad del pianista, o en Fur. Fuera de programa cantó una de las Canciones gitanas de Brahms y Kukushka de Tchaikovsky.

Fue un recital íntimo y variado, a nuestro entender de alta y pareja calidad. Parte del público, y algunos periodistas, se mostraron entre distantes hasta, en algunos casos, críticos sobre cierta frialdad de la cantante e inclusive señalando dificultades técnicas que parecen muy difíciles de compartir como observación. Sí fue un programa no orientado a conquistar a un público como el argentino, donde la presencia de algunas arias operísticas de repertorio, o al menos una variedad más amplia de autores o ciclos más conocidos, podría haber redundado en una respuesta más efusiva. Pero esto fue una buena muestra del arte de Stotijn, con muy buen acompañamiento de Pikulski, y comparaciones con las recientes presentaciones de DiDonato o Kasarova, aparte de injustas, son totalmente inconducentes. Tal vez no cubrió las expectativas de algunos, pero sí fue genuina en mostrar lo que es, y lo hizo bien, aunque puede que en los astros estuviera escrito que no se ganaría el corazón del público de Buenos Aires.

 

 

© Pablo A. Lucioni  

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Los bises están de saldo en La Scala
Reseñas

Los bises están de saldo en La Scala

La puesta en escena es de Grischa Asagaroff y se puede calificar de ponnelliana en recuerdo al gran regista Jean-Pierre Ponnelle, con el que Asagaroff mantuvo una estrecha colaboración como ayudante en el ciclo entero de las óperas buffe rossiniane. De hecho, cuando estas se han repuesto en algunos teatros, como en La Scala, la dirección escénica ha corrido a su cargo y se ha mantenido fiel al legado de su maestro. Personalmente, guardo un gran recuerdo de la puesta en escena de ambos, regisseur y asistente, en el célebre Idomeneo de la Ópera de Zürich.

Buenos conciertos de orquestas argentinas
Reseñas

Buenos conciertos de orquestas argentinas

Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, Orquesta Estable del Teatro Argentino de La Plata, Orquesta Sinfónica Nacional, Sinfónica Juvenil Nacional José de San Martín, Orquesta Sinfónica Provincial de Santa Fe: todas dieron conciertos de buen nivel en la CABA en recientes semanas, entre bien y muy bien. Es para alegrarse de que la calidad no decaiga pese a las grandes dificultades actuales. En ciertos casos el concierto fue menos satisfactorio de lo que el que escribe esperaba, sólo correcto, pero otros fueron mejores de lo que yo suponía. Comentaré siete conciertos de manera algo más sucinta que otras veces para suavizar las demoras por razones ajenas a mi deseo.

La Grand Opéra confinada entre muros de ladrillo
Reseñas

La Grand Opéra confinada entre muros de ladrillo

La producción presentada en estos días en el Real es originaria de Frankfürt (2007), de muy escaso mérito y algún que otro capricho inexplicable de “regista” David McVicar, muy activo en la English National Opera de Londres, como es el cambiar completamente el final en el cual un soldado mata con una espada a “Don Carlo” y el monje que representa el espectro de Carlos V haga lo que quisieron Verdi y sus libretistas que hiciera: salvar al nieto del Sumo Emperador.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería