Celulares en conciertos, ¿qué hacer?



Recientemente Anne-Sophie Mutter se detuvo a medio concierto para pedirle a una mujer que dejara de filmarla

 

Por MICHAEL PAULSON y MICHAEL COOPER

Joshua Henry, estrella del nuevo musical off Broadway “The Wrong Man”, trató de hacer notar su desaprobación infructuosamente al hombre en las butacas cerca del escenario que usaba un smartphone para capturar su actuación.

Para la tercera canción, Henry ya estaba harto. Extendió el brazo a los asientos, diestramente arrancó el teléfono de la mano del hombre, lo agitó con desaprobación y lo tiró debajo de una tarima, todo en el medio de una canción sin saltarse un solo compás. “Yo sabía que tenía que hacer algo”, explicó más tarde.

Unas noches antes, en Ohio, la renombrada violinista Anne-Sophie Mutter dejó de tocar a la mitad de un concierto de Beethoven para pedir a una mujer en primera fila que dejara de grabarla en video. Luego de que la mujer se pusiera de pie para replicar, fue sacada del salón por el presidente de la Orquesta Sinfónica de Cincinnati, y se reanudó la música.

Ambos artistas fueron vitoreados —en persona, y más tarde en las redes sociales— por asumir una postura contra las crecientes filas de adictos a los teléfonos inteligentes que no pueden resistir tomar fotos y hacer grabaciones que a menudo están prohibidas por las reglas o por la ley, que distraen a artistas y espectadores y que pueden constituir una forma de robo de propiedad intelectual.

Pero estas confrontaciones propician ahora un nuevo debate sobre la etiqueta en la era digital. A nadie le gusta que un momento catártico quede interrumpido por un teléfono celular sonando. Sin embargo, tanto el teatro como la música clásica tienen bases de fans de mayor edad y desean atraer a públicos más jóvenes y más diversos, y algunos sugieren que poner énfasis en restricciones de conducta es una forma de elitismo desalentadora.

El mes pasado, la noche que Rihanna visitó Broadway para ver “Slave Play”, le mandó un mensaje al dramaturgo, Jeremy O. Harris, durante la obra que no tiene intermedio. En lugar de reprenderla, él celebró el intercambio en Twitter, diciendo, “cuando mi ídolo me manda un mensaje durante una obra que escribí, le respondo”.

Como era de esperarse, su tolerancia al mensaje de la cantante provocó una reacción negativa. Pero él no mostró remordimiento. “No me interesa vigilar la relación de alguien con el disfrutar una obra, ESPECIALMENTE alguien que no es parte del público teatral habitual”, expresó en Twitter.

El ultimátum de Mutter, una de las principales violinistas del mundo, despertó críticas, y no sólo hacia la mujer que grababa.

Un detractor argumentó en Twitter que “las personas que se someten por completo a rituales anticuados y arcaicos en los conciertos, y los hacen cumplir, para empezar, requieren cantidades descabelladas de capital cultural que van a ser completamente irrelevantes en unos 15 años”.

Muchas confrontaciones de “artista vs. aparatos” se han vuelto material de leyendas.

Patti LuPone le arrebató un teléfono a un espectador en un show Off Broadway. Lin-Manuel Miranda rehusó saludar a Madonna tras bambalinas porque ella estuvo usando su celular durante “Hamilton” y, a principios de este año en Puerto Rico, cambió la letra de manera improvisada a la canción “MyShot” para reprender a una mujer que filmaba.

Los presentadores tratan de adaptarse y escribir nuevas reglas.

Este otoño, el Lincoln Center en Nueva York tendrá cuatro conciertos libres de celulares, usando Yondr, un servicio en el que el público puede guardar sus dispositivos en bolsillos cerrados durante las funciones. El servicio informó que éste será el primer uso en la música clásica (tanto Madonna como Rihanna han usado Yondr para crear espacios libres de celulares en sus propios eventos).

Pero otros están tratando de amparar a los adictos a los celulares: algunas orquestas, como la de Philadelphia, experimentan permitiendo que la gente conserve sus teléfonos durante algunos conciertos y ofrecen una app para guiar a las persona a través de la música. La Orquesta Sinfónica de Boston también hace esto en conciertos selectos de “Casual Fridays”, en ciertas localidades designadas.

Y luego están las soluciones intermedias: cuando Bruce Springsteen estuvo en Broadway en 2017 y el año pasado, la producción insertó un aviso en el programa impreso, instando a los fans acostumbrados a los conciertos de rock a no usar sus teléfonos durante el show, pero prometiendo que después de caer el telón el cantante permanecería en el escenario el tiempo suficiente para que la gente tomara fotografías. La Ópera Metropolitana de Nueva York ofrece recomendaciones similares en su sitio web: “Consejo: tomen fotos en la ovación final”.

© 2019 The New York Times

 



Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


Revivimos el debut del tenor José Carreras en el Teatro Colón
nota

Revivimos el debut del tenor José Carreras en el Teatro Colón

El Teatro Colón continúa ampliando de forma digital su patrimonio sonoro compuesto por destacadas piezas de un infinito valor histórico y musical. El cantante español interpretó en 1973 el rol de Alfredo en la ópera La Traviata de Giuseppe Verdi. Revivilo en esta nota.

Orgullo & Música Clásica: Artistas LGBTQ+
nota

Orgullo & Música Clásica: Artistas LGBTQ+

No creo que sorprenda a nadie saber que muchas personas de la música clásica están en la comunidad LGBTQ+. Junio es el mes del orgullo, y nos tomamos un momento para celebrar las increíbles contribuciones que los compositorxs queer han hecho a la historia de la música clásica. No sin antes también recordar que muchxs de ellxs han sufrido o han tenido el temor de que su carrera se viera afectada, ya que si bien en su música no hay un reflejo explícito de su preferencia, vivieron en una época en la que ser distinto no tenía espacio. Por ejemplo Inglaterra recién en 1967 despenalizó parcialmente la homosexualidad y Rusia, hasta la actualidad, lo ve como algo perjudicial el ser gay.

"Fue el sueño del pibe", recuerda Julio Bocca a 35 años del concurso que inició su carrera mundial
nota

"Fue el sueño del pibe", recuerda Julio Bocca a 35 años del concurso que inició su carrera mundial

El 26 de junio de 1985, un Julio Bocca de apenas 18 años ganaba el primer premio en el V Concurso Internacional de Ballet de Moscú, el certamen de danza clásica más importante del mundo y un momento "mágico" con el que saltó a la fama y comenzó una carrera artística de reconocimiento mundial, según recuerda el protagonista de la historia a 35 años de aquel episodio en esta nota.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería