Un violonchelo versátil y extremadamente conmovedor en manos de Jean – Guihen Queyras



PH: Liliana Morsia

En manos de este hombre nacido en Canadá y con un programa que fascinó al público argentino el violonchelista tuvo su segunda intervención en el Teatro Colón para el ciclo del Mozarteum Argentino, en esta oportunidad continuó con las últimas tres de las Seis Suites que Bach creó para violonchelo solo (había tocado las primeras tres en el primer ciclo) y agregó una obra de Henri Dutilleux.

 

Por Sabrina Abalo.

 

Pocos  elegidos  cuentan con la capacidad de integrar en su repertorio épocas tan disímiles y  alcanzar sonidos tan cautivantes logrados con este instrumento que por momentos parecía casi humano.

En manos de este hombre nacido en Canadá y con un programa que fascinó al público argentino el violonchelista tuvo su segunda intervención en el Teatro Colón para el ciclo del Mozarteum Argentino, en esta oportunidad continuó con las últimas tres de las Seis Suites que Bach creó para violonchelo solo (había tocado las primeras tres en el primer ciclo) y agregó una obra de Henri Dutilleux.

Guihen Queyras es indiscutiblemente uno de los más importantes violonchelistas de su generación, con amplia trayectoria que le valió entre otras consideraciones, tener  al destacado Director de Orquesta Pierre Boulez como su “protector musical”. Dueño de un equilibrio que juega con la austera energía que el cuerpo y la mente demandan mientras ejecuta con total libertad interpretativa obras tan comprometedoras técnica como emocionalmente ¿quién puede resistirse ante la gran obra maestra del padre de la creación?

 Butaca negra, mullida, ubicada en el centro del escenario, sin atril que acompañe y la sala a la espera del artista prometedor. Este hombre, erudito de las cuerdas frotadas, cautivó con su sonido desde el primer momento que apoyó el arco en el instrumento construido por Gioffredo Cappa  a fines del siglo XVII, una verdadera joya pisó el escenario del Colón. 

A Jean puedo definirlo como un “apoderado” del sonido puro, limpio, transparente, tocó las obras con gran soltura y seguridad. Tene una técnica totalmente internalizada que precisamente no aflora,  por sobre el tecnicismo sobrevuelan otras cuestiones: seguridad, sonoridades extremas ( pianissimos increíbles), toda la lectura de Bach ejecutada magistralmente, un sonido noble que acompañó  cada movimiento de las Suites, la última de ella, de indiscutible dificultad, marcó el punto culminante en su interpretación  y cada final tanto de movimiento como de obra, formaron parte de un complemento insuperable, verlo retirar el arco del cuerpo del instrumento fue realmente contemplar una obra de arte en cámara lenta. Exquisito!

Abrió la segunda parte del concierto con una obra de Dutilleux que chocó considerablemente con el siglo que teníamos en el oído antes del intervalo, sin embargo capturó la atención permanente del público y pudo disfrutarse de una obra escrita en 1976, de unos tres minutos de duración aproximada, donde hubo de todo: intensidades variadas, un vibrato perfecto, cuerda pulsada, distintos toques, diferentes voces, registro extremo del instrumento, variedad de colores y el manejo de ésta época manteniendo siempre un aplomo  y una solidez admirable.

Un violonchelo con una calidad interpretativa simplemente genial!

 

 

Programa:

Johann Sebastian Bach ( 1685 - 1750)

Suite para violonchelo N° 4 en Mi bemol mayor:

Prélude

Allemande

Courante

Sarabande

Bourrée l – Bourée ll

Gigue

 

Suite para Violonchelo N° 5 EN Do menor:

Prélude

Allemande

Courante

Sarabande

Gavotte l – Gavotte ll

Gigue

 

Henri Dutilleux (1916 – 2013)

Trois strophes sur le nom de Sacher 

Un poco indeciso

Andante sostenuto

Vivace

 

Johann Sebastian Bach

Suite para violonchelo N° 6 EN Re mayor:

Prélude

Allemande

Courante

Sarabande

Gavotte l – Gavotte ll

Gigue

 

 




Ver todo con la misma etiqueta

Ver todo el blog


La última Giselle antes del covid-19 en la Ópera de París
Reseñas

La última Giselle antes del covid-19 en la Ópera de París

En Febrero de este año, justo antes de esta pandemia mundial en la que prácticamente el globo entero quedó confinado a la reclusión en sus respectivos hogares, tuve el honor y la suerte de encontrarme en Francia, en el mismo momento en que en la Ópera de París se daría (sin que supiéramos aún) una última función de ballet, en esta oportunidad se deleitó al público asistente con la magnífica obra Giselle. Al día siguiente de la función me recibió en su camerino Ludmila Pagliero, la Étoile elegida para dar vida al rol principal.

Star Wars, una nueva esperanza, en concierto
Reseñas

Star Wars, una nueva esperanza, en concierto

El Teatro Colón ha ofrecido en muchas otras oportunidades la posibilidad de unir lo que se ve en la pantalla cinematográfica con música en vivo. En general han sido bien elegidas y fueron un aporte interesante. Al azar: “Koyaaniskatsi”, cuyas vertiginosas imágenes fueron acompañadas por la música de Philip Glass dirigiendo el autor un grupo instrumental; las tres películas mudas de Luis Buñuel con la música de Martín Matalón; más lejos en el tiempo, el mismo compositor argentino realizó una musicalización de la obra maestra muda de Fritz Lang, “Metrópolis”; y creo recordar otra obra de Lang, “Los Nibelungos”, vista en el Colón aunque con música de otro compositor.

Excelente Norma en la mejor tradición belcantista del San Carlo
Reseñas

Excelente Norma en la mejor tradición belcantista del San Carlo

La puesta en escena fue recibida con entusiasmo por la crítica y el público habitual del “Massimo” napolitano. Se trata de un magnífico montaje según la gran tradición clásica del mejor teatro lírico italiano. La dirección de escena de Lorenzo Amato respeta puntillosamente las indicaciones de la partitura, mas desde un enfoque moderno.

NUESTRO PROYECTO

La principal función de MusicaClasicaBA es fomentar la interacción entre músicos, agentes del sector público y privado y el público en general, permitiendo afianzar los lazos culturales y artísticos de nuestra región.

Galería